Omraam Mikhaël Aïvanhov

Pensamiento del lunes 19 de junio de 2017.

"El que está enamorado no tiene ninguna duda de lo que siente.
Sin embargo, no puede ver su amor, no puede tocarlo, porque el sentimiento es algo impalpable. Y aquél que tiene una opinión, unas convicciones, ¿las puede ver o tocar? No, y sin embargo está dispuesto en ocasiones a luchar y a morir por ellas. En cuanto a aquél que dice: «En mi alma y en mi conciencia, condeno a este hombre», está emitiendo un juicio pesado de severas consecuencias en nombre de algo que tampoco ha visto jamás. ¿Cómo puede ser que de repente se conceda tanta importancia a esta alma y a esta conciencia que son invisibles?
Incluso sin darse cuenta, los humanos sólo creen en cosas invisibles, impalpables: todos sienten, aman, sufren, lloran y se alegran por razones y causas invisibles… Entonces, ¿cómo pueden pretender algunos no creer más que en lo que ven, en lo que tocan? ¡Qué contradicción!..."