Omraam Mikhaël Aïvanhov

Pensamiento del lunes 17 de julio de 2017.

"Todos aquellos que han comprendido lo que es verdaderamente la vida espiritual se vuelven como jardines, vergeles donde maduran todo tipo de frutos. Y los jardineros divinos, las entidades celestiales que vienen a visitarles se dicen: «¡Oh! esta sandía, este melón, este melocotón… qué fruta tan magnífica! ¡Deprisa, probémoslas!» Si, cuando ven a un ser que finalmente ha despertado a la vida espiritual, se ocupan de él deleitándose de las emanaciones de su corazón y de su alma. Todas las mujeres y todos los hombres pueden ser así visitados por estos jardineros del Cielo.
Alguien dirá: «Pero yo, no tengo nada que dar, no soy un vergel, ¿cómo puede venir alguien a buscar algo de mí?» Sí. En realidad siempre hay un elemento útil para extraer… incluso de las plantas venenosas, aunque sólo sea para hacer medicamentos. Por esto incluso aunque lo duden, los humanos son siempre visitados por criaturas de otros mundos. Y si se obstinan en fabricar venenos, ¡algunas entidades vendrán a recoger en ellos elementos para hacer… vacunas!"