Insomnio: su origen emocional, ancestral y espiritual

El insomnio se define como la dificultad para conciliar o mantener el sueño, despertarse durante la noche, o despertarse muy temprano por la mañana antes de lo planeado.
 Aunque puede ser producido debido a que el organismo se encuentra en una fase de estrés o conflicto activo, muy a menudo encontramos historias de muertes. Además, encontramos conflictos en los que hay presente una resistencia a fluir en la vida y a dejarse llevar, relacionado con lo anterior.

 Biológica y arquetípicamente, cuando hay un fallecimiento, nuestro cuerpo nos mantiene despiertos para poder así “velar al muerto”. Cuando velamos a un muerto, nos aseguramos de que ha fallecido realmente (evitando entierros prematuros) y tomamos un tiempo para despedirnos.
 Si padecemos insomnio debemos preguntarnos… 
 ¿Qué fallecido hay en mi familia que no ha sido velado?¿Qué conflicto emocional estoy viviendo?¿A qué relación, proyecto o situación no estoy queriendo velar dándola ya por terminada?¿Qué mensaje importante tengo que entregar antes de partir de esta vida?¿A qué o quien le tengo miedo?¿A qué persona o vínculo muy cercano le temo o desconfío?
Si yo presento insomnio, significa quetengo miedo y desconfío de mi entornomás cercano. No me siento segura en elámbito más íntimo. Podría tener que ver con situaciones de abusos que sucedieron en el  pasado (en el ámbito personal o transgeneracional) que quedaron grabadas en mi inconsciente y que no me permiten relajarme.
Origen multicausal
 El no querer soltar el control de mi mente para descansar por la noche significa que existe un terror inconsciente a ser dominado, invadido, violado, atacado. Su origen es multicausal. Si estudiamos el transgeneracional podría estar hablando de situaciones en las que algún ancestro se encontró sin la posibilidad de dormir tranquilo (época de guerras donde hubo que mantenerse en guardia esperando que en cualquier momento irrumpiera el enemigo). La sensación de no poder bajar la guardia, de no poder relajarse, de no permitirse descansar podría tener que ver también con el hecho de vivir en un entorno familiar tóxico, donde losconflictos entre las partes es tan intensoque se torna intolerable para la persona, donde el ambiente se asemeja a un“campo de batalla”.
 También puede tener que ver conrecuerdos ancestrales de épocas de hambrunas muy grandes, en las cuales hubo que salir a cazar alimento de noche, para poder sobrevivir. Puede tener que ver también con el miedo a morir dormido. Con el terror a no poder despedirse de los seres queridos y de no poder decir las últimas palabras, contar secretos familiares que deben ser preservados y transmitidos, información importante que debe ser comunicada y el miedo asociado a no poder entregar ese mensaje.
“Síndrome del Centinela”
  El insomnio puede tener que ver con la sensación de no poder “descansar en paz” hasta tanto se efectúe determinada misión o se entregue determinado mensaje. Siempre tiene que ver conpreservar la vida, con estar “al pie del cañón”, con estar en guardia, listo para la defensa o la huida. Recuerdos ancestrales arraigados en el inconsciente en los cuales dormir representó la pérdida de algún ser querido o de algo muy preciado. Es una especie de “síndrome del centinela”, aquél que no debe dormir ya que su función es proteger a otros de algún peligro inminente. 
A nivel espiritual
A un nivel más espiritual, puede tener que ver con el temor a realizar viajes astrales y no poder controlar el regreso al cuerpo. Tiene que ver con la sensación de no sentirse lo suficientemente fuerte espiritualmente y con el miedo a recibir ataques psíquicos provenientes de otras dimensiones. Habrá entonces que fortalecer el espíritu, conectarse con otras dimensiones estando en estado de vigilia. 
 A través de prácticas como la meditación, el yoga y/o el mindfulness se puede lograr una conexión profunda con el Yo Soy ; esto traerá mayor confianza y paz. Desarrollando la compasión y abriendo el chakra del corazón fortalecemos nuestros cuatro cuerpos: físico, emocional, mental y espiritual. Esto a la vez genera seguridad, confianza y fe en los procesos de la vida. Nos ayuda a desapegarnos y a soltar la necesidad de controlarlo todo, que es parte del problema de quien sufre de insomnio: la necesidad de controlar lo que sucede a su alrededor. 
¿Cómo libero esa emoción biológica?
 Ante todo habrá que comenzar con un trabajo de “arqueología personal y transgeneracional” para desenterrar emociones que necesitan ser asimiladas. Esto se puede hacer a través de un camino de autoconocimiento que por diversas vías se puede lograr : terapia,  yoga, meditación, interpretación de sueños, escritura terapéutica, bioneuroemoción o aquél camino que la persona considere más afín.
 “Aquí y ahora entro en contacto con aquello que temo. Lo miro de frente. Dejo de huir y enfrento lo que me da miedo. Me pregunto: ¿A qué o a quien le temo realmente?¿por qué le temo? ¿Qué tengo que transmitir antes de morir? ¿A quien se lo tengo que transmitir? ¿A qué relación o persona estoy velando inconscientemente?
Debo hacer un profundo trabajo de introspección para percibir intuitivamente cuales son los motivos detrás de mi insomnio. Seguramente sea la puerta hacia un mundo interior hasta ahora desconocido, que debe ser integrado en mi consciencia para lograr ser una persona más íntegra y completa. Sin duda será una experiencia enriquecedora.
No olvidemos que toda crisis, conflicto o problema es siempre una oportunidad de crecimiento y una cita con uno mismo, con nuestro ser más profundo y verdadero. Toda crisis es un escalón en nuestro crecimiento personal y espiritual.

sabervivirmejor.com

https://compartiendoluzconsol.wordpress.com
18 de Julio 2017