Omraam Mikhaël Aïvanhov

Pensamiento del Sábado 15 de julio de 2017.

"El matrimonio no es una institución humana, o más exactamente, es una institución humana que reproduce un fenómeno cósmico: el matrimonio que se celebra en lo alto, en las regiones sublimes, entre el Padre celestial y su esposa, la Madre divina. Como los humanos han sido creados a imagen de Dios, repiten de forma instintiva, pero también desgraciadamente de forma inconsciente, este acontecimiento cósmico.
He aquí una verdad que todavía escapa a los cristianos. Para ellos, Dios es únicamente un Padre, un principio masculino. Pues bien, no, es un error. Si el hombre busca a una mujer para unirse a ella y crear, es porque reproduce un modelo: Dios también tiene una esposa a la que se ha unido para crear. Esta esposa es la Madre divina, la Naturaleza, la Materia cósmica. La ley es absoluta: todo lo que está abajo es como lo que está arriba, por lo tanto, todo lo que se produce abajo es la imagen de lo que se produce arriba. Y la esposa de Dios es una realidad grandiosa que se sitúa al nivel de los principios."