Omraam Mikhaël Aïvanhov

Pensamiento del martes 11 de agosto de 2015.

"Si el oro posee un valor muy real, es porque viene del sol, es la condensación de la luz solar. El sol produce el oro etérico y la tierra lo fija: desde hace miles de millones de años, los rayos del sol atraviesan el espacio y penetran hasta las profundidades de la tierra donde hay entidades que trabajan en su materialización. Y es allí donde podemos ahora recoger el oro, igual que recogemos los frutos de un árbol cuando están maduros.
Los humanos se pelean por el oro, se matan por el oro, pero eso no es lo que quiere el sol. El sol quiere realizar algo bueno, algo glorioso en ellos, por medio del oro. Si desde que lo ven brillar encima de sus cabezas, hubiesen hecho el esfuerzo de comprender estos proyectos del sol, sabrían ahora utilizar las energías benéficas que éste difunde por el espacio, no sólo para su salud física, sino también para el desarrollo de sus cuerpos espirituales. Porque es posible remontar el proceso de condensación del oro para volver a encontrar, en la fuente, la luz, el calor y el poder del sol."