Omraam Mikhaël Aïvanhov


Pensamiento del Sábado 29 de agosto de 2015.

"Algunos dicen: «¿Para qué esforzarse en ser honestos, buenos y generosos puesto que por todas partes, tanto en la sociedad como en la naturaleza, reina la ley de la jungla? ¿Por qué debería ser yo una excepción?» ¡Cuántas veces se oye este razonamiento! Pero los que hablan así tienen solamente en cuenta lo que ven en la tierra que no representa más que una parte de la verdad. Si echasen un vistazo hacia el cielo, verían que está también el sol, y el sol, es la otra mitad de la verdad. Mientras que en la tierra, los animales, y a menudo los humanos también, no hacen más que absorber, engullir, tomar y saquear, el sol, en cambio, no hace más que brillar, irradiar, dar, para que nosotros tengamos vida, calor y luz. ¿Estaríamos nosotros aún con vida si no existiese otra ley, la ley del amor y del sacrificio, que no es la ley de la tierra, sino la del sol?...
Así pues, si todo lo que veis en la tierra os desanima y entristece, pensad en el sol, aceptad sus leyes, imitadle, y volveréis a encontrar el ánimo y el gozo."



Pensamiento del Viernes 28 de agosto de 2015.

"El ser humano ha venido a la tierra para hacer un trabajo, y en primer lugar un trabajo sobre sí mismo, para poder superarse, sobrepasarse. Cada día vemos a la gente que va al trabajo, pero los esfuerzos que hacen son sobre todo para asegurarse su subsistencia, su seguridad material, su bienestar y el de sus parientes. No piensan en hacer un trabajo psíquico que les permitiría dominar todas las situaciones. Los creyentes cuentan con el Señor para estar protegidos, y es incluso por eso que le dirigen sus plegarias. En cuanto a los no creyentes, esperan ayuda y socorro de la sociedad.

Pues no, los humanos deben saber que ni el Señor ni la sociedad les pondrán a resguardo. Han sido enviados a la tierra para aprender, para desarrollarse, y las dificultades, las pruebas con las que se encuentran están ahí justamente para obligarles a ello, no se pueden escapar. Así que, en vez de correr por todas partes para protestar, exigir y pedir ayuda, cada uno debe hacer un trabajo interior porque es dentro de sí mismo donde encontrarán primero los remedios, los consuelos y la esperanza."