Omraam Mikhaël Aïvanhov

Pensamiento del jueves 11 de mayo de 2017.

"Para justificar la desobediencia y la grosería de los niños y los adolescentes, algunos psicólogos afirman que como son más inteligentes y dotados que sus padres, es normal que los jóvenes se enfrenten con ellos. Ocurre efectivamente que nos encontramos con niños excepcionales, pero estos son casos muy raros; y no es cierto que la mayoría de los niños sean genios ni que tengan razón cuando se rebelan contra unos padres tan mediocres. No.
Para empezar, hay que saber que, desde el momento en que un niño nace en tal o cual familia, es porque hay una razón, porque nada sucede por casualidad, los Señores del destino actúan con sabiduría y justicia. Y ahora que está aquí, es demasiado tarde para juzgar esa situación. Si se ha encarnado en esa familia, es porque se lo ha merecido, porque debe hacer un cursillo especial, y este cursillo consiste en primer lugar en aceptar a sus padres. Después, ya se verá… Puesto que pertenece a esa familia, es necesario que haga todo lo posible para vivir en buen entendimiento con ella. Cuando haya dado pruebas de su verdadera superioridad, podrá hacer lo que quiera, pero no antes."