Omraam Mikhaël Aïvanhov

Pensamiento del lunes 11 de julio de 2016.

"La luz es una materia tan sutil que no puede ser pesada, ni siquiera ser tocada, pero ella es la que da acceso al mundo espiritual. Por eso debemos buscar la luz, pensar cada día en introducirla en nosotros como una quintaesencia pura, radiante.
Los Iniciados, para quienes la luz es la única realidad, trabajan sin cesar con ella, se concentran en ella, con el fin de establecer comunicaciones con el mundo divino. Sus prácticas y su enseñanza pueden resumirse así: el único medio verdaderamente eficaz que tenemos para entrar en relación con el Cielo, es aquél que somos capaces de crear nosotros mismos tejiendo hilos de luz entre ese mundo y nosotros. Una vez tejidos estos hilos, el Cielo y la tierra entran en contacto en nosotros y hacen intercambios que nos aportan la plenitud."