Omraam Mikhaël Aïvanhov

Pensamiento del viernes 22 de julio de 2016.

"Por la mañana, cuando miráis la salida del sol, pensad que estos rayos que llegan hasta vosotros son criaturas vivas que pueden ayudaros a resolver vuestros problemas del día. Pero sólo los problemas del día, no los del día siguiente. Al día siguiente, deberéis consultar de nuevo, y también para un sólo día. Estas entidades nunca os responderán para los días siguientes. Os dirán: «Es inútil hacer provisiones para más de un día. Cuando volváis mañana, os contestaremos.»
Cada día comemos y no aprovisionamos en nuestro estómago alimentos para una semana, solamente para el día. Y al día siguiente comenzamos de nuevo. Pues bien, con la luz se debe hacer lo mismo, porque la luz es un alimento que debemos absorber y digerir cada día para que se convierta en nuestros sentimientos, pensamientos, inspiraciones… ¿Por qué no tenemos con respecto a la luz la misma lógica que para el alimento? Se dice: «Es verdad, yo comí ayer, pero sólo me sirvió para ayer; hoy debo comer de nuevo.» Y lo mismo debemos hacer con la luz."