Omraam Mikhaël Aïvanhov

Pensamiento del domingo 13 de agosto de 2017.

"El sentimiento de soledad es uno de los mayores sufrimientos que pueden experimentar los humanos. Cada uno tiene necesidad de encontrar a aquél o aquella con quien poder compartir sus pensamientos, sus emociones, sus aspiraciones, un ser con quien realizar cada día intercambios armoniosos. Ese ser ideal es evidentemente muy difícil de encontrar, y ¡cuántos libros han explicado el dolor, la angustia y el sentimiento de abandono sentidos por hombres y mujeres que no han logrado encontrar eso que algunos han llamado el alma gemela!
Pero la verdad es que el alma humana sólo puede ser colmada definitiva y completamente por Dios. Aquél que quiera sentir que cada día no está solo, que está rodeado de seres que le aman y le comprenden y que él mismo está lleno de una inmensa presencia formada de alegría y de luz, debe unirse a Dios en sus manifestaciones que son la sabiduría, el amor y la verdad. Porque Dios es amor, sabiduría y verdad. Para aquél que coloca el amor en su corazón, la sabiduría en su intelecto y la verdad en su voluntad, la soledad no existe."