Omraam Mikhaël Aïvanhov

Pensamiento del Sábado 12 de agosto de 2017.

"Algunas personas intentan asumir el papel de guía espiritual, sin darse cuenta que no poseen las facultades ni las cualidades necesarias: la sabiduría, el amor, el desinterés, el discernimiento, la paciencia… No saben que sin haber recibido la aprobación del Cielo, es muy peligroso que carguen sobre sus hombros esta abrumadora tarea.
Para asumir la tarea de guía espiritual, es necesario haber recibido un diploma. Sí, en el mundo espiritual también se reciben diplomas: los espíritus luminosos que nos enviaron a la tierra nos observan, nos evalúan, y si ven a un ser superar los exámenes impuestos por la vida, le entregan un diploma que le da, a su vez, el derecho a enseñar. Y ¿dónde está este diploma? Desde luego, no es un papel que pueda ser destruido: es como un sello impreso en su rostro y en todo el cuerpo; forma parte del hombre mismo, y revela el éxito que ha conseguido con un trabajo sobre sí mismo, un trabajo de cada instante. Quizá los humanos no lo vean, pero todos los espíritus de la naturaleza y todos los espíritus luminosos le ven de lejos, y acuden para ayudarle en su misión."