Omraam Mikhaël Aïvanhov

Pensamiento del miércoles 2 de agosto de 2017.

"Quizás os ha pasado, al menos una vez en vuestra vida, tener repentinamente la sensación de identificaros con un hombre y o con una mujer que estáis mirando o escuchando, o bien con un fenómeno de la naturaleza que estáis contemplando: un río, una cascada, una fuente, una estrella, el cielo azul, el sol…
Si podemos identificarnos así con los seres y las cosas, es porque en realidad somos mucho más de lo que parecemos. Como individuos, somos tal o cual, con una determinada apariencia física, una identidad, un nombre, etc. Pero en nuestra alma y en nuestro espíritu somos el universo entero, somos todos los seres. Encontramos en la literatura relatos de experiencias parecidas, pero muchos consideran esto como un delirio o, como máximo, una imaginación poética. Para los humanos supuestamente normales, cualquiera que diga que ha llegado a confundirse con los árboles, los lagos, las montañas, las estrellas, el sol, o con la Divinidad, es un poeta o un loco. Pues bien, este poeta o este loco dice en realidad lo que es ser humano."