Omraam Mikhaël Aïvanhov

Pensamiento del domingo 16 de julio de 2017.

"Es posible escapar a la justicia humana, pero es imposible escapar a la justicia divina. ¿Por qué? Porque estas dos formas de justicia no son de la misma naturaleza. La justicia divina puede no alcanzar exteriormente a los humanos, pero los alcanza interiormente. Algunos criminales siempre han triunfado escapándose de la justicia humana, pero interiormente están cayendo: su salud, su estado psíquico, todo se degrada. En apariencia, algunos elementos aún se mantienen, pero poco a poco van desmoronándose, porque es el lado interior el que sostiene y alimenta el edificio: y si el interior se hunde, el exterior también se hundirá pronto.
Así es como se manifiesta la justicia divina. Y aunque no sean inmediatamente visibles, sus sanciones son instantáneas: en el instante en el que el hombre comete una transgresión, algo se oscurece, se descompone en él. Incluso aunque sean necesarios varios años para que esta degradación aparezca exteriormente, interiormente ya se está produciendo."